Lunes, 12 de Abril de 2021      

Recordando a Anita Pérez Ciani (1989)

Por:
Leonor Paredes de Scarso

1969 – La profesora Ana Pérez Ciani es una de las directoras más recordadas de la Escuela Normal Superior Sarmiento. Estuvo al frente del establecimiento entre 1967 y 1977, cuando pasó a desempeñar funciones de Directora Zonal de DINEMS, de donde dependía la Escuela Normal. Esta foto fue tomada en 1969 a la entonces directora. Lo anecdótico es que la imagen la tomó un alumno, Carlos Groso, con el fin de participar en el Certamen de Fotografía que organizaba la escuela como parte de los festejos por el aniversario. (Foto perteneciente al Museo de la Escuela Normal Sarmiento)
"La amistad como la sombra vespertina, se ensancha en el ocaso de la vida."

Cuando el afecto es sincero, siempre tiende a manifestarse, por ello es un imperativo para mí, destacar algunas facetas que adornaban la personalidad de Anita Pérez Ciani, maestra y amiga.

Ella sabía que el éxito en la vida, consiste en mirar siempre para adelante y con optimismo, por eso nada más alejado de su espíritu que esa medianía tranquila de la mediocridad. Buscaba en cada una de las múltiples actividades, la perfección de su alma. Esa búsqueda que da la perfección interior y con una férrea decisión de esfuerzos ininterrumpidos hizo realidad que conservara y enriqueciera las virtudes adquiridas.

Incansable en el trabajo docente, donde se desempeñó con responsabilidad y de manera elocuente, siempre apoyada en la irreductible firmeza que da la autoridad, que ella renovaba permanentemente con cada uno de sus actos y palabras. Su conversación, su dinamismo y la benevolencia para con el prójimo, demostraba esa fuerza superior de una personalidad poco común.

Su constancia no conocía límites, poseía la modestia del que se modeló en el duro yunque de la perseverancia, el estudio y el sacrificio. No la envanecieron los cargos, ni los honores, acaso sucediera lo contrario, de ahí su sencillez y modestia.

Puesto que hoy trato de recordar algunas de las notas edificantes que la adornaban, no podemos guardar silencio lo que en ella era una nota sobresaliente: su piedad. Ayudada y convencida por aquello de:

“No temas, ni desmayes, porque Jehová tu Dios, será siempre contigo en donde quiera que fueres".

Desplegaba su fe en los trabajos cotidianos, en su casa, en el aula, en todos los momentos de su vida, pero con una fe llena de obras en favor del prójimo. Muchas veces la consulté sobre temas educativos y me concedió graciosamente su preciado y poco tiempo. Me comunicaba sus mejores entusiasmos, sus más valiosas energías. No acertaría en distinguir otras facetas de su personalidad más relevante: ¿Entereza de ánimo? ¿Responsabilidad en sus tareas? ¿Su fe inquebrantable? La práctica de su fe la hizo feliz aún en medio de infortunios, porque como dijo san Agustín.

La fe es creer en lo que uno no ve y la recompensa es ver lo que uno cree"

Buscaba tareas y más tareas, porque el trabajo permanente y continuo la hacía sentirse útil en todos los ámbitos. Detrás de ella han quedado las múltiples obras, que jerarquizó con su accionar y ese acerbo constituye la mejor justificación de su existencia y proclama por si solo el mejor elogio a su brillante personalidad. Siempre lamenté que se hubiera jubilado de su cargo en la plenitud de sus facultades, porque con su magisterio permanente, consiguió enseñar que los hombres fueran más perfectos y que tienen un gran destino a cumplir.

Encendió el amor a Dios y a la Patria, despertando el deseo de ser responsable con la familia, la comunidad, el país. De ahí el compromiso que tuvo con sus tareas en un actitud permanente de servir a sus semejantes. La más bella y profunda emoción me lo brindó unos días antes de su muerte, cuando me hablaba con gran entusiasmo, de sus tareas actuales y sus planes futuros.

Caminamos unas cuadras juntas, cuando se marchó rumbo a su casa, pensé “Anita nunca se jubiló”. Porque el mundo para ella era un aula, por donde iba enseñaba.

Cuando la vi alejarse, no imaginaba que sería la última vez que nos veíamos y charlábamos. Sin embargo pensé los versos que dijo el poeta y con gran satisfacción la imaginé a ella diciendo:

Qué retroceda yo? ¡Insano anhelo! Yo tiendo por instinto a alzar la frente, el ave tiende por instinto al cielo. Hoy nadie pone a mis anhelos raya, que si yo retrocedo es solamente, cual lo hace el mar, para inundar la playa.

Ver artículos de otros autores

1949 - Primera promoción de profesores en Letras / Esta foto fue tomada en el año 1949. Aparecen, en la histórica galería de la Escuela Normal Sarmiento, los miembros de la primera promoción de Profesores en Letras. Entre ellos, de pie, en la fila de atrás, en segundo lugar de derecha a izquierda se encuentra Ana Pérez Ciani, quien sería años después una de las directoras más recordadas de la Escuela Normal. (Foto perteneciente al Museo de la Escuela Normal Sarmiento)
1969 –La directora, Ana Pérez Ciani, y la vicedirectora, Elsa Carrillo Amado, posan en las escalinatas de la Escuela Normal Superior Sarmiento junto a docentes de Lengua y Literatura y otras áreas del nivel medio. La imagen fue tomada con motivo del 90º aniversario de la escuela y entre las docentes puede distinguirse a Hebe Almeida, la señora de Yanzi, Antonia Moncho de Trincado y Beatriz Mosert. (Foto perteneciente al Museo de la Escuela Normal Sarmiento)
1979 – El presidente Jorge Rafael Videla visita la Escuela Normal Sarmiento. En la foto el momento en el que ingresan al patio de la escuela las autoridades, entre ellas la inspectora zonal de Dinems, Ana Pérez Ciani; el presidente de la República, Jorge Rafael Videla; Elsa Carrillo Amado, directora de la escuela y el gobernador de facto brigadier Angel Zamboni. El 7 de agosto de 1979 el presidente de facto Jorge Rafael Videla visitó la Escuela Normal. Era el año de los actos del centenario y la visita de Videla tuvo como principal objetivo entregar a la directora, Elsa Carrillo, un cheque con los fondos necesarios para arreglar el salón de actos, destruido por un incendio. (Foto proporcionada por la Escuela Normal Superior Sarmiento)
En casa de Hebe Almeida. En la fotografía aparecen las profesoras Ana Pérez Ciani, ex directora de la Escuela Normal Superior Sarmiento; la escritora sanjuanina Alda F. de Vera y Olga de Pérez Oca. La imagen fue tomada en 1980.



El 12 de abril de 1812 asume el primer Teniente Gobernador de San Juan: el coronel Saturnino L. Sarassa. Fue derrocado luego de la llamada Guerra de las versiones.Ver artículo:Saturnino Sarassa....
Seguir leyendo.


San Juan al Mundo - Servicios


Lo mejor de la TV

Lo mejor del cine

Qué comemos hoy?

Sorteos

Radios online

Diarios del mundo

Autos

Qué hacer en San Juan

Humor

Servicios y datos de interés

Trámites y contactos

Temas generales

Blogs del mundo
USO DEL MATERIAL DE LA FUNDACIÓN


QUIENES SOMOS CONTACTO SUSCRIBIRSE


Diario la Ventana | Bataller Intimista | La Ventana San Juan | El Nuevo Diario