Lunes, 8 de Marzo de 2021      

Pelufo Barboza: “Mínguez nunca me dijo por qué dejó de cantar”

Américo Pelufo Barboza fue entrevistada por Juan Carlos Bataller para el ciclo Qué hiciste con tu vida, a fines de 2017

Video de la entrevista realizada a Américo Pelufo Barboza, por Juan Carlos Bataller para el ciclo Qué hiciste con tu vida, a fines de 2017

-Yo comenzaría haciendo un concurso: ¿quién sabe el nombre de Pelufo Barboza? Seguro que no saben cómo te llamás. El sobrenombre superó al nombre.
-Sí, seguro. Me llamo Américo Juan pero si preguntas por Américo o por Juan, nadie sabe.

-Los Barboza han sido una familia muy tradicional en San Juan, hasta tienen un cerrillo.
-Sí, en la calle 14, en La Rinconada frente a los de dos chalet de Federico Cantoni. Y bueno, mi abuelo nació en esa casa, igual que mi viejo y nosotros.

-Pero ¿son parientes todos los Barboza?
-No sé. Ahí nos sacamos la foto para el primer longplay con Minguez, en la casona de las Barboza.

-Barboza es de los apellidos más viejos de San Juan, eso seguro
.

Caricatura de Américo Pelufo Barboza, realizada por Lucho Velazquez
-Sí, en Media Agua también están los Barboza. Uno de ellos fue intendente pero nadie nos ha dicho si somos parientes.

-¿Tu padre y tu madre eran nacidos en San Juan?
-Si mi padre y mi madre nacieron en Pocito.

-¿Que hacia tu padre?
-Mi viejo era tonelero

-El oficio de tonelero fue importante en el siglo pasado...
-Era linda la artesanía. Mi viejo trabajaba en la bodega de don Juancito Graffigna que quedaba en la calle 17 y Aberastain. Mi viejo, como vivía en la 14, se iba caminando por la línea hacia el sur.

-¿Siempre trabajó en esa bodega?
-No, después trabajó en Vialidad y tenía un pedazo de tierra en la calle 14, dos hectáreas con parral. Y bueno, se fue dando vuelta hasta que entró un poco en la política y llego a ser intendente de Pocito cuando estaba Ruperto Godoy en la gobernación.

Los padres de Américo “Pelufo” Barboza, Elio Elías Barboza y Nidia Perichotti.
-¿Cómo fue la relación con tu padre?
-Bien, gracias a Dios. Era un hombre tranquilo. En esa época no sé si a todos nos pasó lo mismo, el diálogo permanente no existía tanto pero sí el cariño. Con mis viejos tuve una infancia imborrable, con las cosas que había en aquella época, con las que nos sentíamos conforme.

-¿Tu niñez fue en Pocito?
-Fue en Pocito, en la calle 14.-¿Y heredaste el gusto de la guitarra por tu viejo o te hiciste solo?
-Me formé solo porque mi viejo sabia tocar el acordeón,pero un par de temas nomás. Decía que salía de farra y empezaba a repetir porque se le acaba el repertorio.

-Y de dónde sale tu amor por la guitarra.
Américo “Pelufo” Barboza con 9 años. La foto es de 1953
-Me gusta la guitarra desde niño. Me acuerdo cuando yo tenía seis años en reuniones me decían ¿no vas a cantar?, y me paraba en las piernas de mi viejo y empezaba a cantar y siempre tenía como caballito de batalla el tema que cantaba Antonio Tormo, “Adiós para siempre mitad de mi vida”... Ese vals me gustó toda la vida. Después lo aprendí y lo cantaba con el primer dúo que integré con mi amigo de la infancia, Kiko Castañeda, el dúo Castañeda-Barboza.

-¿En aquel tiempo ya hacías el dúo o eras primera voz? Porque algo que me dicen todos los cantantes con los que he hablado, es que tenés una segunda voz natural, que te sale sin necesidad de ensayar.
-Y es verdad porque con este muchacho hacíamos dúo sin saber que podíamos o que era perfecto... Un día, como a los 15 años, fui a ver si el Bebe Flores me enseñaba algo de guitarra. Llegué y estaba tocando la guitarra afuera, en el chalet del padre. Lo saludé y le dije: ”Mire, vengo a ver si me puede enseñar un poco la guitarra, algunas posturas”. Justo en ese momento estaba ensayando aquel tema que era un éxito, “Río Rebelde” y lo empieza a cantar y empecéa hacer dúo. A la mitad del tema me dice “para vos sabés hacer dúo” y le digo “no, no sé”. Hicimos el tema completo y ahi viene el regalo de mi vida porque el Bebe andaba buscando una segunda voz y me dice “¿No querés hacer dúo conmigo?”

-¿Y cantaste con el Bebe?
El pequeño Américo Barboza junto a sus hermanos y primas. La imagen es de 1949, en esa época el sanjuanino tenía sólo cinco años.
-El cantaba con el hermano, Ramoncito, que murió joven, a los 33 años, porque sufría de diabetes. Con él cantaba mucho en el bar de la calle Aberastain y el Club Atenas, que era del padre de Emmanuel Mas. Ahí nos juntábamos con Ramoncito y mi amigo el Kiko Castañeda. Y bueno, te digo que fui admirador de los Hermanos Flores. Ese día me fui a mi casa llorando a contarle a mi vieja lo que me había sucedido: cantar con Bebe Flores. Para mí era una cosa increíble.

-¿A qué escuela fuiste?
-A la escuela José Rudecindo Rojo, que queda en la Aberastain entre la 14 y la 15. Todo en La Rinconada. Ahí hice la primaria y después la secundaria. Fui un año o dos al Colegio Monseñor Pablo Cabrera,acá en el centro, pero tuve un accidente y mi viejo no estaba en condiciones de seguir mandándome a la escuela,así que dejé el estudio. Después estudiépara contador en un instituto acá en San Juan y ahi me recibí de contador, perito mercantil y secretario comercial, calígrafo y taquígrafo.

-¿Ejerciste profesionalmente?
-Recibí los títulos pero no ejercí nunca.

-Ahí ya estabas entregado a la guitarra...
1950 – Américo, “Pelufo” Barboza junto a sus dos hermanos mayores Néstor Estanislao y Elio Elías. Barboza es el pequeño que va sentado adelante. En la foto el cantante tenía seis y ya llevaba dos años entonando canciones.
-Sí, ya cantaba con el Bebe y comencé a trabajar con la firma Gutiérrez, de don Arturo Gutiérrez. El Bebe me dice “te voy hacer una pata con el loco Tereso”. Era un amigo de Pocito, casado con una de las niñas Munafó que tenían bodega. En esa época trabajé uno o dos años con don Arturo y manejaba un camioncito que sacaba toda la uva y la cebolla del callejón donde el camión balancín no podía entrar. Así que ese era mi laburo y todos los días le traía la planilla a don Arturo y ahí me empezó a gustar el negocio.

-¿Y a todo esto qué pasaba con tu vida personal?
-Mi primera novia fue mi actual esposa.

-Eso casi es el título de una canción...
-Es verdad. Con mi señora nos habíamos conocido en la infancia, ella vivía en la esquina de la calle 14. Don José, el padre, tenía un negocio de Ramos generales, y jugábamos en la infancia. Cuando ella tenía 11 años y yo 13 años nos pusimos de novio, muy jovencitos, esos noviazgos de la juventud y estuvimos 15 años de novios, Y bueno nos casamos, yo con 26 años y ella con 24.

-Una linda historia... Llegaste a tener un supermercado bastante grande
-Sí, cuando comencé con la carnicería fue porque me iba a ir a Estados Unidos y la agencia Vía Tour, que me hacia todos los trámites al momento de viajar, me dice “tenés que viajar el domingo”... Me iba con mi señora y me casé el día jueves para irme el domingo... Y me falló el de la agencia y no pude viajar.

-Entonces te quedaste casado y sin viaje
Américo “Pelufo” Barboza el día de su casamiento por civil con María Violeta Grimalt, en el año 1970, en Pocito.
-Casado, sin viaje y sin nada porque el primer negocio que puse -fue cerca del matadero- tenía un saloncito con un departamentito arriba. Y ahí arrancamos con mi señora. Llevé al departamento mi cama de soltero y muy poquitas cosas porque los regalos del casamiento fueron para el viaje, así que fui a gamelear en la firma Esmeralda dos años para poder comprar los muebles. Como rendía la plata en esa época, en el primer año que trabajé me compré el juego de dormitorio y al otro año el comedor. Hoy vas a cosechar y no te comprás ni una bicicleta.

- Vamos al legendario dúo Mínguez Barboza. ¿Cómo comienzan?
-En la época que te cuento, Minguez actuaba con Los Cantores de Ocapu, que integraba con el Gurí Oro, el Flaco Riveros y el Chango Yáñez. Y yo cantaba con el Bebe. Poco después se hizo un concurso en San Juan y en Pocito ganamos el Bebe y yo. Mínguez estaba en esa época con Las Tres Voces Pocitanas. La final se hizo en el Club Los Andes.

-¿Y cuándo cantan juntos con Mínguez?
Américo “Pelufo” Barboza el día de su casamiento por civil con María Violeta Grimalt, en el año 1970, en Pocito.
- Debe haber sido el destino que tenía que cantar con él. Un día, en la casa de Raúl Oro, llega un señor de Buenos Aires, Manuel Flores, que tenía un trio muy famoso, Melodías de América, que actuó por toda Sudamérica. Flores andaba buscando nuevos valores y lo escucha cantar a Minguez y le proponeir a Buenos Aires. Y allá le dicen “mire, necesitamos una segunda voz”. Yo no había cantado nunca con Mínguez. Tenía entonces 19 años. Cuando vuelve Mínguez de Buenos Aires, me busca y me cuenta: ”vamos a hacer un trio para hacer una gira por Latinoamérica, este tipo tiene todos los contactos”. Y bueno, me gustó la propuesta.

-¿Integraste el trio?
-Sí y pasamos a tocarlos ritmos de Latinoamérica, pasillos colombianos, valses peruanos, guajiras, joropos... Manuel Flores era un gran tipo y tocaba la viola espectacular y Mínguez tocaba las maracas y así empezamos. Estuvimos un año trabajando en los cines. En ese tiempo, entre las películas, había un intervalo donde actuaba un número. Trabajamos mucho y para fin de año le explicamos a Manolo que íbamos a pasar las fiestas en San Juan y volveríamos...

-¿Volvieron?
-Bueno llegamos a San Juan y conversando con Mínguez decidimos quedarnos.

-¿Y ahí nace el dúo?
-Ahí nace el dúo Mínguez Barboza

-Y ahí se inclinan por el folclore cuyano
-Lo que es la vida, comenzamos haciendo no todo netamente cuyano. Digamos el 80 por ciento.

-El dúo llegó a grabar seis longplay...
-Sí, seis long play -También realizaron viajes a Estados Unidos
-Vamos por parte. En el 69 nos dice nuestro padrino artístico que quería que fuéramos a Cosquín. Fuimos y ganamos. Había una comisión integrada por Julio Marbiz hicimos una cueca de Saúl Quiroga “Así es mi rancho” y un vals “Cuando miran tus ojos” y al rato sale Julio y nos dice: “miren, han salido ganadores”. Te imaginás la alegría. Esa misma noche cantamos en el escenario mayor.

- Habrá sido un gran salto...
-Sí, gracias a Dios. Nos propusieron hacer una actuación en Neuquén en el festival de la amistad. Íbamos por un par de actuaciones y estuvimos tres meses en Neuquén. Ya nos entusiasmamos y llegamos hasta Temuco a actuar en el Teatro Municipal. Ahí sacábamos unos pesos y seguimos hasta Concepción donde conocí a Atahualpa Yupanqui.

-Pero se quedaron un año en Chile
-No, dos años. En esa época fuimos a Concepción, seguimos a Santiago y actuamos en las mismas condiciones: si actuábamos bien, nos dejaban. Ahí actuamos 40 noches y nos quedamos dos años porque empezamos actuar en todo Santiago. Después hicimos Valparaíso. Hacíamos a las 22:30 el Casino y a las 3:00 en Las Tinajas.

-De pronto ustedes vuelven a San Juan y hacen una peña que fue legendaria.
-El Horcón. Era la época que toda la juventud se vuelca al folclore

-Pero un día Mínguez dice no canto más ¿Qué pasó?
-Lo que te cuento es lo único que yo supe. En una festival de La Rioja lo vi a Minguez bastante bajoneado. Subimos al escenario y cuando actúas y no entregas todo, la gente se da cuenta. Y no nos fue muy bien. A los dos o tres días voy a la casa de Mínguez y le digo “mirá Manuel quiero conversar con vos del sábado en La Rioja, no te vi bien”.

-¿Y qué te dijo?
-Respiró y me dijo: “cuanto te agradezco que me lo hayas preguntado; no hallaba como decírtelo no doy más, no puedo seguir cantando”.

-¿Pero eran problemas personales, familiares...?
-A él se le había muerto hacía un tiempo la hija que tuvo con la chilena Mónica. No sé si esto lo decidió....

-Y no subió nunca más a un escenario...
-Un día Rony Vargas me llama cuando habíamos dejado de cantar y me dice tienen que venir a Cosquín. Le expliqué que hacía tiempo que no cantaba con Minguez. Y Rony, bien a lo sanjuanino me dice: “pero cómo no va a cantar; decile a ese huevón que cómo va a dejar de cantar,”. Y me contó que habían hecho una encuesta en Córdoba para ver quién debía venir por Cuyo y habíamos ganado nosotros.

-¿No lo convenciste a Mínguez...?
-No. Cuando Rony vino a San Juan una noche estuvo conmigo y me dice: “no sabés la que les había preparado a ustedes; los iba a hacer grabar y estar en Cosquín.-Y ahí terminó la historia de Mínguez Barboza
-Mínguez no cantó más en ningún lado. Ni siquiera en reuniones familiares. Hasta que un día me llamaste vos…-Recuerdo que te daban un premio nacional y cuando te invito a La Ventana me decía si podías ir con Mínguez…

-Y vos hiciste dúo con Páez Oro
-Claro, después del Bebe, de Mínguez, seguí con el gordo, que era un cantorazo y estábamos a punto de grabar en Córdoba con el Lito López. ¿Viste que en Córdoba se ha hecho la cueca La Mínguez Barboza que la cantan Los Patricios?Y cuando íbamos a grabar se enfermó el gordo. Pero te digo que con el gordo he cantado tal vez más que con Mínguez. Porque hemos cantado toda la vida; a la parque con Mínguez, yo me juntaba con el gordo.

-Y ahora, Pelufo, cada vez que tenés que subir al escenario en el Rancho le haces el dúo a alguien.
-Le hago el dúo a todo el mundo porque los que van al Rancho me invitan a cantar. Y, bueno, yo también estoy esperando que me inviten.

-¿Cuál es la canción que dirías“esta es mi canción”, la que te acompañaría hasta último momento?
-Yo tengo un vals que no lo canté ni con Mínguez ni con Bebe ni con Páez Oro. Un vals que lo aprendí en un bar allá en la calle 14 tirando para el Cerrillo, un vals de Amado Álvarez.

-Pero ¿es un vals conocido?
-No es conocido.

-Y de donde lo buscamos para la despedida, vas a tener que grabarlo
.-Sí, es un vals muy lindo pero nunca lo grabamos.

-¿Y cómo se llama?
-”Noticia Cruel” (Y la nota terminó con Pelufo cantando el vals a capella)

Américo Pelufo Barboza fue entrevistado por Juan Carlos Bataller para el ciclo "Qué hiciste con tu vida" a fines de 2017

Cómo lo vi
Nació para hacer coros.
Y aunque acompañó a algunos de los mejores cantantes, nunca le atrajo ser solista.
Igual que en el canto, entrevistar a Pelufo Barboza es saber que sus respuestas siempre serán medidas y armoniosas.
Nadie espere notas altisonantes. Pero tampoco desafinaciones o respuestas de medio tono.
Su pentagrama sigue al tenor.
Pelufo siempre se ubicará en su zona de mayor confort. La que lo llevó a recorrer escenarios de Argentina y el exterior. La que lo transformó en un próspero empresario de nivel medio. La que le permitió cosechar centenares de amigos y admiradores. Y la que le reservó un lugar en la historia de la música popular como integrante del dúo cuyano de mayor vigencia.
JCB


El Perfil psicografológico de Américo Pelufo Barboza
Por Elizabeth Martínez – Grafoanalista
»» Se trataría de una persona extrovertida, sociable. Poseería facilidad de contacto con las otras personas.
»» Se detecta estabilidad emocional. Es decir, poseería una buena capacidad para mantenerse equilibrado frente a las situaciones que lo aquejan o aquejaron en su vida.
»» Se observan indicadores que lo muestran con buena capacidad de poner límites a los demás. Es una persona con mucha fuerza de voluntad y capacidad de evitar los atropellos de otros sobre su persona.
»» Es un individuo que estaría apegado a la tradición familiar, a los vínculos originarios, a situaciones vividas en el pasado.
»» Posee agilidad mental, es rápido para culminar las tareas, y lo haría de una forma clara, precisa, sin errores.
»» Es decir, su rapidez no iría en detrimento de la eficiencia de la tarea u obra.
»» Se trataría de una persona con alto vuelo intelectual, mucha riqueza creativa, incluso podría no tener conciencia de este alcance de esta cualidad personal.

Los hermanos Barboza, de mayor a menor. La fotografía es del 20 de enero de 1954. El más pequeño es Américo “Pelufo” Barboza, le sigue Elio Elías y Néstor Estanislao.
Pelufo Barboza en el trío “Los Cóndores”. El conjunto tocaba folclore centroamericano y actúo durante 1964, en Buenos Aires. El grupo estaba integrado por Barboza, Manuel Mínguez y el porteño Flores Reussi. En 1965 el trío de disolvió, entonces Barboza y Minguez regresaron San Juan y formaron su dúo histórico.
El dúo Mínguez – Barboza en el Hotel Tupahue, en Chile. El dúo vivió y actuó durante dos años en ese país.
Pelufo Barboza junto a su esposa en la Fiesta Provincial de la Empanada. El matrimonio participó de la competencia en el año 1982.
Pelufo Barboza en Washington, Estados Unidos. En esta foto el sanjuanino aparece con Alejandro Orfila, Secretario General de la OEA. La imagen es de 1983, año en el que Pelufo viajó con su compañero Mínguez para actuar en el país norteamericano.
El reconocido dúo Minguez – Barboza en Astoria, Estados Unidos. La foto es del año 1983, cuando viajaron a Norteamérica para actuar en varios estados.
Pelufo Barboza festeja medio siglo de vida en 1994.
Charly Ramos maquilla a Américo Pelufo Barboza quien luego será entrevistado por Juan Carlos Bataller para el ciclo Qué hiciste con tu vida, a fines de 2017
Américo Pelufo Barboza fue entrevistado por Juan Carlos Bataller para el ciclo "Qué hiciste con tu vida" a fines de 2017. Con ellos en la imagen en cámaras Luciano Bataller.
La imagen muestra a Américo Pelufo Barboza, quien fue entrevistado por Juan Carlos Bataller para el ciclo "Qué hiciste con tu vida" a fines de 2017




El 8 de marzo de 1869 el gobierno nacional, presidido por Domingo F. Sarmiento, dispone la creación de una Cátedra de Mineralogía en el Colegio Nacional de San Juan. La iniciativa se concretaría...
Seguir leyendo.


San Juan al Mundo - Servicios


Lo mejor de la TV

Lo mejor del cine

Qué comemos hoy?

Sorteos

Radios online

Diarios del mundo

Autos

Qué hacer en San Juan

Humor

Servicios y datos de interés

Trámites y contactos

Temas generales

Blogs del mundo
USO DEL MATERIAL DE LA FUNDACIÓN


QUIENES SOMOS CONTACTO SUSCRIBIRSE


Diario la Ventana | Bataller Intimista | La Ventana San Juan | El Nuevo Diario